Transiciones: la vida cíclica.

Todos vivimos etapas de cambio a lo largo de nuestra vida, forma parte del camino natural de las personas. Como consecuencia de ese cambio, normalmente se produce un desarrollo, un crecimiento personal.

Las transiciones son las etapas en las que pasamos de un estado actual a uno nuevo. Son procesos y duran un tiempo. Entenderlas, aceptarlas y dejartelas vivir te permitirá liderar tu vida.

 

TRANSICIONES NATURALES O NO…

La TRANSICIÓN representa esa etapa de cambio, y a menudo, va a acompañada de un tiempo de crisis, de conflicto, de dudas, de no saber, de frustración, de incertidumbre…

Tenemos las grandes transiciones que vienen de la evolución de la vida: niñez, adolescencia, adultez y vejez. Son transiciones naturales, que muchas veces vivimos casi sin darnos cuenta.

Sin embargo hay otras transiciones que se producen por un cambio brusco de trayectoria, un suceso “inesperado”, o simplemente una insatisfacción personal:  cambio de trabajo, de pareja, perder a un ser querido, ser diagnosticado de una enfermedad grave, entrar en depresión, sentirse vací@…

Las transiciones son INEVITABLES. No las podemos “cambiar” o “eliminar” de nuestro camino. A muchos nos gusta “controlar” lo que nos pasa, y sucede justo lo contrario: “no controlas nada!!”, ¿verdad?

LA RESISTENCIA. EL MIEDO AL CAMBIO.

Las transiciones nos dán miedo. Somos ANIMALES DE COSTUMBRES, nos gusta la seguridad, saber qué va a pasar, estar en un entorno controlado.

Y por otro lado, también necesitamos la “variabilidad”, descubrir algo nuevo, vivir algo nuevo… sino la vida se hace demasiado tediosa, demasiado predecible. Necesitamos por tanto: seguridad y tambien incertidumbre y variabilidad.

Para llevar a cabo esa transición, tenemos una cualidad muy potente, que a veces olvidamos: nuestra enorme CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN. El ser humano es una especie que ha sabido adaptarse a los cambios y sobrevivir en la Tierra por miles de años: ¿algo estaremos haciendo bien no?

LA TRANSICION ES UN PROCESO.

Debemos tener esto en cuenta. El cambio no es inmediato, aunque muchas veces estamos deseando “que pase ya!!”. Pero no. Nos toca aprender PACIENCIA. Pasa un día y otro. Y cuanto más nos resistimos más dura…

Se trata de ir dando pasos aún cuando no sepamos muy bien cómo llegaremos ni dónde. Pero normalmente sí sabemos que podemos hacer AHORA. Basta escuchar nuestro interior.

El proceso es sencillo: el cambio llega, nos estresamos por “no saber”, y finalmente encontramos la forma de avanzar y seguir.

LA IMPORTANCIA DE LA ACTITUD.

La actitud que tomas ante una transición es la que CAMBIA TODO. Ante una transición puedes:

  • entrar en el victimismo: ¿por qué a mi? ¿por qué ahora?; focalizarte en el miedo y “todo lo malo que puede pasar”; hundirte en la tristeza…
  • o bien, tratar de buscar la “oportunidad” en lo que te ocurre: ¿qué tengo que aprender aquí? ¿se me ha repetido esta situación antes? ¿qué quiero hacer? ¿qué quiero dejar de hacer?

La transición como DRAMA o como OPORTUNIDAD DE APRENDER.

Cuando el cambio viene por una situación traumática (pérdida de un ser querido), la primera oportunidad es atravesar la TRISTEZA. Dejarnos vivirla. Porque en la tristeza hay aprendizaje. Pasar el duelo con sus 5 fases: negación, ira, negociación (siempre hay un momento en que queremos negociar con la vida: si pasa esto, seré bueno con todos), depresión y aceptación. Pedir a las personas a tu alrededor que te acompañen, pero que no quieran “evitar” la tristeza: eso es respeto. Respetar tu momento actual y vivirlo.

Y cuando la tristeza pasa, es como la tormenta: llega la calma, la claridad, y poco a poco la alegría vuelve. Si no atraviesas la tristeza, ésta se queda en forma de depresión, de angustia vital, o de enfermedad.

AL OTRO LADO DE LA TRANSICIÓN.

Al otro lado de la transición está lo nuevo, el avanzar, el evolucionar: ¿no te parece lo suficientemente importante?

Si te resistes al cambio, éste se producirá a través del dolor, del no aprendizaje, del drama. Esto es evitar tu responsabilidad, es desempoderarte, es no liderar.

Si te dejas vivir el proceso de cambio, éste te transformará, te hará evolucionar, para llegar a una mejor versión de ti mism@. Estos es liderar tu vida.

 

Mi propuesta para ti hoy: vive las transiciones de forma consciente como oportunidades para avanzar en tu vida. Sé el Indiana Jones de tu vida: salvando obstáculos, aprendiendo de ellos y llegando hasta el “Tesoro Oculto” dentro de ti.

Si te ha gustado: dejame un comentario o compartelo con tus amig@s y conocid@s. Compartir es vivir. Feliz día líderes!!

Si quieres que te ayude en tu proceso de cambio, puedes concertar tu cita aquí. Reserva tu día y hora, y llámame.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s