¡¡Des-Presiónate!!

Cuando entras en el despacho de tu jefe para pedirle un ascenso, ¿por qué no se lo pides?

Cuando estás nervios@ antes de hacer una entrevista de trabajo,  ¿por qué te pones nervios@?

Cuando estás a punto de hacer una presentación de un proyecto muy importante y de repente se te encoge el estómago, y te preocupas por el resultado: ¿en qué piensas?

PRESIÓN

La presión, en primer lugar, no te deja disfrutar de lo que haces!! y en segundo lugar, no te deja hacer lo que es necesario para tener resultados!!

Yo misma he sentido esto durante toda mi vida profesional. Cuando trabajaba en una multinacional a la hora de llevar a cabo un proyecto, de hacer una reunión, de hacer un informe, y ahora, como coach y mentora, antes de una sesión o de un taller… Siento la presión en mi!!  Esta semana hice un programa de radio, y aún cuando el tema lo tenía controlado antes de entrar me sentía presionada: por mí misma!! presionada para dar lo mejor de mi, para aportar valor, para hacerlo mejor que el anterior, para no quedarme en blanco…

¿y qué hay detrás de esta presión?

¡¡ MIEDO !!

Miedo a sentir vergüenza de mí mism@, a quedar mal, a hacer el ridiculo, a fallar… ¿te pasa esto a ti?

He hecho seminarios, conferencias, he hecho reuniones y presentaciones diarias durante 16 años, y de repente, en un programa de TV me quedé en blanco!! ups!! quería morirme!! Al acabar el programa, la información volvió a mi  cabeza. ¿Por qué? ¿Por qué siento toda esta presión y todo este miedo?

POR LAS EXPECTATIVAS

Cuando un BEBÉ empieza a andar por primera vez se lanza a explorar, a probar, a caerse y a levantarse.

El bebé no se pregunta: ¿estaré andando con elegancia? ¿tengo todo controlado para empezar a andar? Huy, casi mejor esto no lo voy a hacer en público de momento… Noooo!! El bebé simplemente SE LANZA A CAMINAR. No tiene presión porque no tiene EXPECTATIVAS: no se ha hecho una imagen de sí mismo en su mente.

Como adulto has construido una imagen de ti mism@. Te preocupa no estar a la altura de tus propias expectativas sobre ti, o las expectativas que otras personas tengan sobre ti (tu padre, tu madre, tu pareja, tu jefe, tus colegas de trabajo, las personas de tu equipo).

El error está en estar más preocupad@s de mantener tu imagen que de aprender para crecer como persona y como profesional.

Ser consciente de quién eres realmente, ser fiel a ti mismo, mostrarte auténtico, es el primer paso para soltar la presión.

En el próximo post hablaré de unas expectativas particulares que creemos positivas pero tienen un lado oscuro: el RECONOCIMIENTO de los DEMÁS.

 

Si te sientes así, espero que este post  te sirva de disparador para alejarte de proteger “una imagen enlatada” y en su lugar empezar a “construir tu yo” como el bebé.

Si quieres aprender cómo pasar de adulto a bebé, de dar una imagen a ser una persona, yo tengo un proceso hecho para ti en mi programa de AUTOLIDERAZGO. Contacta conmigo en pazocoach@gmail.com.
Si te ha gustado: déjame un comentario o compartelo en las redes. Es importante para mi saber que lo que hago te sirve para algo 🙂

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s